Domingo, 19, May, 5:08 AM

Fuente: www.pichilemunews.cl – 10.04.2024
- El agricultor oriundo de la localidad rural de Espinillo y que hace décadas se radicó junto a su familia en el radio urbano, Población Reina del Mar, lanzó su nueva obra en el Centro Cultural Ross, el sábado recién pasado.
- Este poeta popular cuenta con al menos tres obras publicadas: “No crean que es fantasía”, “Raíces culturales de mi comuna” y ahora, “Recuerdos del pasado”.

Decíamos una nueva obra porque, efectivamente no es la primera vez, sino su segunda o tercera vez. De hecho, tampoco es la primera vez en que su poesía popular sale a la luz pública, pues fue -en el año 1996- cuando fue incluido en una antología que reunió trabajos de varios cultores pichileminos, en el libro “Canto de Puetas”.
Hecha esa introducción, Miguel Becerra Pavez logró sacar a la luz “Recuerdos del Pasado”, obra que fue dada a conocer el sábado recién pasado en una de las salas del Centro Cultural “Ross”, ante una numerosa concurrencia, según se informó.
La obra es un género literario que viene desde muy antiguo, remontándose a los juglares -personajes de carne y hueso que recorrían los pueblos contando hechos de la vida real, historias, anécdotas- que a través de cuartetas y décimas, iban engarzando y rimando los versos, dándoles -según de qué tema se trataba- un tono festivo, trágico, picaresco, entre otras formas, según se tratara lo que se contaba.
Nos alegramos de esta nueva obra, que esperamos tenga -aparte del apoyo oficial en su difusión- el éxito de venta que todo autor espera como retribución a su talentoso trabajo creativo.
Debemos alegrarnos -junto con felicitar a don Miguel Becerra- que aún en estos tiempos, haya sacado a la luz esta nueva obra que permite aquilatar la sabiduría y talento de gente sencilla que, además, contribuye a que estas expresiones literarias no mueran, por una parte, y que son un fiel testimonio del patrimonio inmaterial que por siglos -sobre todo en lugares rurales- siga cultivándose y dándose a conocer en los sectores urbanos.
Aprovechamos de saludar a otros cultores que conocemos y que, felizmente, siguen vivos, como Raimundo León Morales, Hugo González Urzúa, y a los demás poetas populares que ya se fueron y que fueron parte de aquella antología -de 1996- como son Antonio “Ganchete” Álvarez Gaete, Gerardo Caroca Tobar y Pedro Antonio Reyes Tobar. Y a otros más jóvenes que han surgido, cuyos nombres no retenemos en la memoria.

Empanadas
A don Miguel Becerra lo conocemos desde los años ’90, cuando nos topamos por casualidad una mañana de domingo cuando retirábamos el periódico en la Estación de Servicio Copec. Y apareció con un pequeño canasto cubierto con un albo paño que tapaba un producto que, antes que se mostrara, ya anunciaba por si mismo de qué se trataba. En efecto, unas doradas empanadas de un tamaño menor a lo normal, pero su gracia venía tanto en su exterior y sobre todo en su interior: pues la crujiente y delgada masa y el exquisito pino, con su cebolla a punto (no recocida), su carne y demás ingredientes y condimentos la hacían que se terminaran en un dos por tres.
Nos hicimos por mucho tiempo uno más de sus numerosos clientes, pues -realmente- eran una delicia.
Si bien él era, además de poeta popular, un panadero, nos confesó entonces -en un gesto de modestia- que el ayudaba, pero la “mano” que estaba detrás de esas empanadas, era el de su esposa. El -agregó entonces- era el encargado de prender el horno de barro y, después llenar su canasto y salir a venderlas al sector centro, aunque muchas también se vendían en el camino.

Fotografías: Archivo “Pichilemunews”.